Palabra

¿A qué responderemos?

Dentro de nuestra sociedad, algunos han pretendido cambiar el curso de la vida natural en cuanto a como y cuando seguir a Dios.

Evidentemente, no han tomado en cuenta los efectos nocivos que esto provoca. Aquellos que han elegido un estilo de vida descontrolada y orientada a satisfacer sus placeres y deseos, traerán consecuencias y graves daños a su vida y a los que están en su entorno. […]

Palabra

Tu vida puede cambiar

Esta historia es casi increíble, trata de un hombre que se internó en una cueva y salía constantemente por las tumbas y montes dando alaridos que asustaban a la gente de la comunidad. El pueblo había hecho gestiones para controlarlo, para ello le habían amarrado con cadenas pero las rompía como pedazos de papel.
Jesús, luego de un tiempo de intervención ordenó a los demonios le abandonaran y estos saliendo se introdujeron en unos cerdos y se lanzaron por un despenñadero dejando libre al endemoniado. A pesar de que la comunidad estaba asombrada por el milagro le pidieron a Jesús se marchara del lugar, lo cual hizo casi inmediatamente. […]

Palabra

Esa es la Voluntad del Padre

Cuando hablamos de voluntad, implicamos la potestad de dirigir nuestras acciones y encaminarlas a conseguir los resultados esperados.
Las Sagradas Escrituras están llenas de verdades que nos llevan a reflexionar sobre la voluntad de Dios en términos de su propósito de salvación. […]

Palabra

El rey de los judíos

Los antiguos estaban mum de la existencia de un mundo espiritual que les rodeaba, y entendían que mediante ciertas palabras, conjuros y encantamientos podían controlar los espíritus. De esta manera surge el mago, adivino, encantador, sortílego, astrólogo y santero, entre otros, quienes entendían poseer ciertas capacidades de manejar tales espíritus para bien o para mal. […]

Palabra

Prosperado Espiritualmente y en Todo

¿Quién no desea una vida de prosperidad y logros mientras peregrina por esta tierra?

Esto es el anhelo de todo ser humano y desearlo a la vida de alguien; es evidencia de compañerismo cristiano y buen sentido de urbanidad. La prosperidad no es un asunto fortuito por el hecho de ser cristiano, ni tampoco adviene mediante un ejercicio de confesión y meditación. Se requiere de ciertas reglas y conductas muy necesarias para la vida y sus objetivos. […]