¿Cómo saber cuál es la voluntad de Dios?

Ya sea para decidir si aceptar un nuevo empleo, elegir una carrera profesional o decidir casarse, todos queremos saber la voluntad de Dios para nuestras vidas. Sin embargo, a veces parece difícil de distinguir entre Su voluntad y nuestros propios deseos.

No saber qué es lo que Dios quiere para nosotros puede llevarnos a tomar malas decisiones y lidiar con las consecuencias. Por esa razón es importante conocer el plan del Señor para nosotros y obedecerle.

¿Cómo saber cuál es la voluntad de Dios?

1. Conoce a Dios

No todo el que me llama: “¡Señor, Señor!” entrará en el reino del cielo. Solo entrarán aquellos que verdaderamente hacen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.

Mateo 7:21 (NTV)

Piensa en alguna persona famosa a la cual admires. Puede que tengas un amplio conocimiento de su información pública, y por ello puedes decir que conoces de esa persona. Sin embargo, si nunca has tenido un trato íntimo ni has pasad tiempo de calidad con él o ella, entonces no puedes decir que se conocen a nivel personal.

De igual forma, hay una gran diferencia entre conocer de Dios y conocerle personalmente. A veces creemos que por ir a la iglesia y escuchar música cristiana, ya somos seguidores de Cristo. Pero en realidad, conocer a Dios requiere una relación íntima.

Jesús mismo dijo que solo los que hacen la voluntad de Dios podrán entrar al reino del cielo. Esto significa que debemos darle más énfasis a nuestra relación personal con Cristo, de manera que en esa intimidad podamos saber qué es lo que Él quiere para nuestras vidas.

2. Rinde tus deseos

«Padre, si quieres, te pido que quites esta copa de sufrimiento de mí. Sin embargo, quiero que se haga tu voluntad, no la mía».

Lucas 22:44 (NTV)

Hay personas que se escudan en Juan 14:13 para pedir —y hasta exigir— que Dios les conceda sus peticiones y caprichos. Y si bien Él puede hacerlo, hay una historia en la Biblia que nos muestra que debemos examinar nuestra postura al respecto.

Cuando Jesús estuvo a punto de ser arrestado y crucificado, Él oró y reconoció que prefería no pasar por todo el sufrimiento que le esperaba. Sin embargo, al final no le ordenó al Padre a cumplir su petición, sino que le pidió que haga Su voluntad.

Si queremos conocer y seguir la voluntad de Dios, entonces debemos rendir nuestros propios deseos ante el Señor. Quizá pensemos que lo que queremos es lo mejor; no obstante, solo Dios sabe qué es lo que más nos conviene. Por esa razón debemos rendir nuestra voluntad y aprender a aceptar la de Dios, incluso si en el momento parezca difícil de comprender.

3. Rodéate de personas que te inspiren y desafíen

Cuando tengan dificultades, ayúdense unos a otros. Ésa es la manera de obedecer la ley de Cristo.

Gálatas 6:2 (TLA)

Tener una excelente fuerza de voluntad no significa que estemos libres de dejarnos llevar por las malas influencias. Por ese motivo, procura rodearte de una comunidad de fe que te inspire y desafíe a seguir la voluntad de Dios.

Rodearte de personas que comparten tu fe también te ayudará a discernir la voz de Dios y a distinguirla entre muchas otras.

4. Pídele al Espíritu Santo que renueve tu mente

Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto.

Romanos 12:2 (TLA)

En este viaje de la vida no estamos solos: tenemos al Espíritu Santo para que nos guíe y nos muestre qué es lo que Dios quiere que hagamos.

Es un desafío vivir en un mundo en donde hay miles de posturas y modas que nos dicen cómo debemos vivir. Y muchas veces caemos en esas corrientes y nos dejamos llevar por ellas. Pero en la Biblia encontramos que no debemos hacer lo que el mundo dice, sino que debemos renovar nuestra mente.

Si renovamos nuestra mente podemos conocer lo que Dios quiere, y así hacer lo bueno.

Fuente CVCLAVOZ

Acerca de Contexto Media Group 4024 Articles
Conciertos, Música, Libros, Eventos y todo lo relacionado al mundo Cristiano.