Corte Suprema de EE.UU permite a las iglesias de California celebrar cultos en persona

Si bien para este importante organismo norteamericano es importante la seguridad y la salud de los ciudadanos, consideran que también es justo permitirles reunirse y adorar; aunque los templos no se llenen a su capacidad máxima.

Luego de varios meses de luchas legales relacionadas a las medidas contra el covid-19 impuestas por el gobernador Gavin Newsom, las iglesias de California, por orden de la Corte Suprema de los Estados Unidos (SCOTUS), podrán realizar nuevamente servicios presenciales pero solo con el 25% de su capacidad.

«No somos científicos, pero tampoco podemos dejar el campo cuando los funcionarios del gobierno con expertos a cuestas buscan infringir una libertad protegida constitucionalmente», escribió el juez Neil Gorsuch junto a los jueces Clarence Thomas y Samuel Alito.

«Incluso si una congregación completa cantando himnos es demasiado arriesgado, California no explica por qué ni un solo cantor enmascarado puede dirigir la adoración detrás de una máscara y un escudo de plexiglás», añadió Gorsuch.

«O por qué incluso un muecín solitario no puede cantar la llamada a la oración desde un lugar remoto dentro de una mezquita mientras los fieles entran en fila».

Los jueces Elena Kagan, Stephen Breyer y Sonia Sotomayor se mostraron en desacuerdo y votaron en contra de esta orden.

«Bajo la orden judicial de la Corte, el Estado debe tratar los servicios de adoración como actividades seculares que representan un peligro mucho menor», escribió Kagan.

«Esta orden desafía nuestra jurisprudencia, excede nuestra función judicial y corre el riesgo de agravar la pandemia. En la peor crisis de salud pública en un siglo, esta incursión en la epidemiología de sillón no puede terminar bien».

Este fallo a favor de la fe se produce en el caso liderado por la la Iglesia Pentecostal Unida de South Bay en San Diego, quien según los medios, emitió una orden similar en una demanda presentada por la Iglesia Harvest Rock en Pasadena.

John Roberts, presidente del Tribunal Supremo, tomó una perspectiva diferente en esta ocasión y votó a favor junto con los otros jueces Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett.

Las restricciones de canto se mantienen iguales, la diferencia es que ahora los templos estarán abiertos para servicios en persona.

La postura del juez Roberts en este caso ha sorprendido, pues no siempre se le ve de lado de los creyentes en casos asociados a la fe como este.

Fuente: BibliaTodo

Acerca de Contexto Media Group 3926 Articles
Conciertos, Música, Libros, Eventos y todo lo relacionado al mundo Cristiano.