Culpabilidad

“Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos” Santiago 2:10

Todos nosotros, en algún momento de nuestra vida, tenemos que decir honestamente: «Si lo hice, soy culpable». Todos cometemos errores y faltas que nos hacen culpables.

El verdadero sentimiento de culpa es en realidad una luz de advertencia que se prende y dice: «Algo está mal y hay que corregirlo». Es como la luz de advertencia que se prende en el tablero de tu automóvil que te dice que algo está mal y tienes que corregirlo.

También hay ocasiones cuando uno siente una “falsa culpa”. Este sentimiento viene cuando simplemente no puedes superar tu pasado y no puedes sentirte perdonado/a y esto no procede de parte de Dios. ¿Cómo sabes la diferencia entonces entre la verdadera culpa y la falsa culpa? Hay tres preguntas que te ayudarán para discernir y diferenciar esto en tu vida.

¿Está el enfoque en las personas o está en Dios?: La verdadera culpa es la que viene como resultado del juicio divino, lo que Dios piensa acerca de la situación. Si estás luchando con una falsa culpa, te encontrarás luchando mucho por la aprobación. Serás un adicto a la aprobación de otras personas para hacerte sentir mejor contigo mismo. Por ello pregúntate: ¿Es por las personas o es por Dios?

¿Es vago o es específico?: Cuando Satanás te está acusando tendrás un sentimiento vago y confuso de culpa. No sabrás que está pasando porque Satanás es el padre de las mentiras (Juan 8.44). Pero cuando Dios te habla por medio de Su palabra y el Espíritu Santo entonces recibirás luz y confirmación especifica de donde y en que has faltado.

¿Reglas o relación?: Cuando luchas con la falsa culpa, sentirás en tu corazón: «Rompí las reglas». Cuando luchas con una culpa genuina, el sentimiento será: «Herí a alguien o herí a mi esposa/o, a mis hijos, a Dios». Si las reglas son más importantes que la relación dañada entonces ten mucho cuidado porque estás valorando más las reglas que la relación.

CONCEPTO IMPORTANTE

Cualquiera sea el tipo de culpa con la que estés tratando Dios tiene una solución para tu vida. El propósito de la verdadera culpa no es hacerte sentir mal porque Dios tiene un propósito mayor que eso.

Si tienes que estar a la altura de las expectativas de todos los demás para obtener su aprobación entonces te agotaras y te sentirás frustrado aparte de una falsa culpa. Si las reglas son más importantes que la relación serás esclavo de la religión.

Cuando Dios quiere hablarme sobre algo que hice mal entonces Él lo hará a través de la Biblia, la oración, su Espíritu Santo o de algún hermano/a que me ama. Dios nunca te mantendrá confuso y agobiado, sino que traerá convicción específica y certera para que tú puedas reconocerlo y pedir perdón.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesús hoy vengo delante de ti reconociendo que tú tienes un plan perfecto para mi vida y este incluye que pueda oír tu voz y obedecerte en todo. Hoy te ruego que puedas iluminar tu luz en mi vida para reconocerte en todos mis caminos y así no sentir una falsa culpa.

Fuente: Venga Tu Reino Hoy Pastor. Arnold Enns

Permitimos la reproducción de esta noticia utilizando la acreditación de la fuente: ContextoMediaGroup.com

Acerca de Contexto Media Group 3675 Articles
Conciertos, Música, Libros, Eventos y todo lo relacionado al mundo Cristiano.