Dios está en el pasado presente y futuro

CUANDO OBSERVAMOS LAS COSAS PASADAS, HONRAMOS A DIOS RECONOCIENDO SU PRESENCIA ALLÍ.

Podemos ver Su presencia con más claridad cuando miramos hacia atrás durante un largo tramo de días, y vemos  las emociones de la agonía o éxtasis alejándose, que cuando vemos  pasar la vida a prisa y en medio del bullicio.

VIVA EN EL PRESENTE CON UNA OBEDIENCIA INQUEBRANTABLE

Después de todo, la memoria y la esperanza son para ayudarnos a encajar en nuestro tiempo presente. Tanto  la memoria y la esperanza, debe impulsarnos a cumplir los mandamientos de Dios, para así inclinar nuestro ser a Dios mismo. Un pasado lleno de bendición exige el sacrificio de desarrollar un corazón amoroso y manos responsables. Un futuro justo, seguro, soberano, y una esperanza de que lo sujeta todo, debería impulsarnos a servir a Dios con fuerza y perseverancia.

VIVA EL FUTURO, CONFIANDO EN DIOS 

La esperanza debe a los recuerdos, los pigmentos con los cuales se pinta cada uno de esos recuerdos.  Pero en todas nuestras esperanzas terrenales hay una sensación de incertidumbre que activa la alarma, así como las expectativas. Aquel, cuya visión sólo funciona hacia adelante dependiendo de los bajos niveles terrenales,  y se alimenta sólo por la experiencia y el recuerdo, nunca podrá decir: «Espero con certeza, y sé que mi esperanza se cumplirá». Pero los que esperan y se establecen en Dios tiene una esperanza cierta, suficiente, y que llena todo el futuro.

Pastor David Luzoriaga

Acerca de Contexto Media Group 3439 Articles
Conciertos, Música, Libros, Eventos y todo lo relacionado al mundo Cristiano.

Be the first to comment

Leave a Reply