Disciplinas Libertadoras: Cómo llegar a ser cristiano

El costo de ser cristiano es negar y matar a nuestro ego, debemos llevar su cruz, tenemos que estar dispuestos a seguir a Cristo, si es necesario debemos estar dispuestos a dejar amigos y familiares, debemos darle el primer lugar al reino de Dios.

En Lucas 9:23 dice: Jesús le decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame, porque todo el que quiera salvar su vida la perderá, y todo aquel que pierda su vida por causa de mi, éste la salvará. Es necesario que nosotros digamos, Dios si, yo no al decirle NO a nuestro ego, Dios nos libera y nos hace hijos suyos.

En Mateo 19 dice: Vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿Qué bien haré para tener la vida eterna? Y Él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno es bueno sino uno: Dios. Más si quieres entrar en la vida guarda los mandamientos. Le dijo el hombre: ¿Cuáles? Jesús le dijo: no matarás, no adulterarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre; y amarás a tu prójimo como a ti mismo. El joven le dijo: todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta? Jesús le dijo: si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; ven y sígueme. Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Eso es parte del costo de ser cristiano, no tiene que abalanzarse sobre las ofertas de Dios si no está dispuesto a pagar el costo.

Puede ser que por entregarse a Cristo, su familia se vuelque en contra suyo, tiene que estar dispuesto a enfrentar esa realidad, en Lucas 14-25 Jesús dice: Grandes multitudes iban con Él; y volviéndose les dijo: Si alguno viene a mí y no aborrece a su padre, madre, mujer, hijos, hermanos y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. Hay que estar dispuestos, si fuese necesario, a dejar a sus amigos y familiares por seguir a Jesucristo.

Esto no quiere decir que el cristiano se vuelve una persona desagradable, tampoco significa que va a imponerle el cristianismo a su familia, usted puede insistir cuanto quiera, pero si de corazón no se arrepiente, se convierte y recibe a Cristo, sólo Dios cambia a la gente y solamente cuando la gente se deja cambiar.

Cuando uno deja a sus amigos y familiares, luego descubre que esas personas se vuelven tremendos tremendos cristianos al ver el cambio en la vida de su amigo o pariente.

Al considerar el costo de ser cristiano, debemos darle primer lugar al reino de Dios. En Mateo 6-33, Jesús dice: “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

Seguir a Cristo demanda que le demos el primer lugar, sin peros, a Dios y su Reino.

Fuente:  LuisPalau.net

Acerca de Contexto Media Group 3445 Articles
Conciertos, Música, Libros, Eventos y todo lo relacionado al mundo Cristiano.