El adormecimiento es un distractor espiritual

«No dejaré que mis ojos duerman ni cerraré los párpados adormecidos» Salmos 132:4

En estos tiempos en los que estamos viviendo, el llamado que se hace con urgencia a la Iglesia, es a despertar para que esté velando. Pero bíblicamente ¿qué es el adormecimiento? En hebreo es el verbo /nuwn/ y significa: somnolencia, letargo, y modorra.

El adormecimiento espiritual es un espíritu que hará que cuando más necesites estar atenta y despierta al llamado del «Amado», no estés alerta para escuchar su voz.

El adormecimiento es un distractor espiritual que hace que te entretengas en un problema y busques sustitutivos que te hagan disminuir la intensidad del dolor. Estar adormilado distrae, desenfoca, entretiene, y te hace perder la oportunidad de oír a Dios y buscarlo a Él, quién es el Único que tiene la salida que necesitas.

Este adormecimiento logrará cerrar tus oídos espirituales y te hará perder la sensibilidad espiritual. Por eso, los demás oirán la voz de Dios y tú no. Los demás se gozarán con la presencia de Dios y tú no. Estás, pero no estás.  Cuidado ¡porque el objetivo del adormeciendo es que caigas en un sueño profundo como les pasó a las vírgenes insensatas.

¿Qué le pasó a la Sunamita?

Cantares 5:6 dice: «Le abrí a mi amado, ¡pero él ya se había ido! Se me desplomó el corazón. Lo busqué, pero no pude encontrarlo. Lo llamé, pero no tuve respuesta».

Ella estaba adormecida. La sunamita tenía que estar preparada para cuando el novio viniera a buscarla, pero cuando él llegó, ella no se pudo despertar. Cuando por fin se levantó del sueño profundo ya era tarde; Él se había ido.

Algo aparentemente tan sencillo como estar atenta al timbre de la voz del amado, levantarse, abrirle la puerta, e irse con Él… ella no pudo hacerlo. Este relato es tipo y figura de Cristo y su Iglesia.  El adormecimiento espiritual anula la capacidad de estar alerta.  Cuántas veces el Señor ha tocado la puerta de nuestro corazón, ¿y no nos hemos despertado? o, aunque lo hayamos oído, ¿no estamos listos para correr a su llamado? ¡Despiértate Iglesia! El Señor está llamándote.

Lectura: Salmos 132:4 / Cantares 5:6.

Tatiana Figueroa

Comunicadora Hispana

Reto 440

Acerca de Contexto Media Group 3980 Articles
Conciertos, Música, Libros, Eventos y todo lo relacionado al mundo Cristiano.