Guarda Tú Casa Interior

Hace un tiempo atrás escuchaba una canción que decía; “En el corazón se guardan tantos sentimientos,  con diferentes nombres, es una casa grande, es un inmenso bosque. Es el corazón dónde están las emociones y las  esperanzas”. ¡Realmente el  corazón es un almacén de recuerdos y vivencias!

¿Qué acumulamos en nuestra casa interior?

Todo lo que se acumula no es visible, pero si se siente la incomodidad. No se puede ver, sin embargo al conversar se refleja en nuestras acciones y actitudes.  Así como afirma Lucas 6:45 “El hombre bueno del buen corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.”

Los sentimientos son los tesoros escondidos, muchos  salen de nuestros labios para bendecir o destruir.  Personalmente he estado en un tiempo de transición, en un espacio de intimidad con mi amado Dios. Empecé a navegar por mi casa interior, pensamientos contrarios invadían parte de mi casa interior.  En mi introspección me topé con miedos ocupando un espacio en mi interior. Tuve que tomar a esos gigantes y enfrentarlos con acciones de valentía y tomar postura, recordando que con su amor fortalecemos nuestros temores, aferrándome de 1 Juan 4:18   “Porque el perfecto amor echa fuera el temor.”

Para llenar una hermosa casa con sus diferentes espacios y ángulos, se tiene que saber un poco de decoración para así realizar la decoración adecuada. Porqué cada espacio tiene su mueblería correcta. Así es también en nuestra casa interior. Se tienen que hacer ajustes y cambios para cada etapa de crecimiento y madurez. Necesitamos reflejar nuestra belleza interior.

¿Qué necesito para que noten que mi casa interior está en proceso?

Los frutos del Espíritu Santo, ellos hacen que actúes conforme al diseño De Dios tiene para ti. Pide esos regalos, están para que puedas crecer y desempeñar bien tu rol aquí en la tierra. Con esperanza y actitud de conquista.

En el  camino a mi sanidad interior, en este análisis planeado por Dios, Él empezó a mostrarme mi condición emocional y me dio una instrucción para mí oración. Orar por mi salud emocional. Ahí empieza un bello recorrido hacia la libertad. Él es un Dios de bondad, su intención es sanarnos para sanar a otros, y así lograr el objetivo. Cuándo pides por puntos claves hacia la limpieza interior. La sanidad espiritual y emocional es liberada.  Te darás cuenta que la belleza física no se puede comparar a la del interior, sabrás pasar por tormentas y vencerás, porque fortaleciste tú casa interior. Como proclama Eclesiastés 3:5 “Tiempo de esparcir las piedras y tiempo de juntar las piedras”.

La belleza del corazón es muy importante. Cuando vivimos con una conciencia sana y limpia, nuestro lente se  maximiza y podremos ir a nuestro espejo y sonreír, porque reflejas lo que eres y de lo qué estás formado.

Esparce las piedras y junta las necesarias. Arma tú rompecabezas y dirige tú mirada a lo urgente “Tú Interior “. Tenemos que cambiar nuestra fragancia y perfumar nuestros pensamientos con el amor de Dios. El almacén de malos recuerdos y sentimientos no pueden dar acceso a lo nuevo. Debe ser una prioridad organizar nuestra casa interior.

¿Cuándo me doy cuenta que necesito limpiar mi interior?

  • Cuándo no le sonrió a la vida
  • No siento un gozo en mi interior
  • Siento espacios vacíos
  • Pierdo el enfoque
  • Las opiniones de los demás influyen en mi interior
  • Mis proyectos se estancan
  • Las inseguridades embargan mis acciones

¿Qué necesito hacer?

  • Reconocer mi propósito en Dios
  • Conectarme a la fuente
  • Sanar, recuerdos y sentimientos
  • Decidir amar, perdonar y perdonarme
  • No permitir que las opiniones influyan en mí personalidad

Para poder lograr las metas necesitamos perseverancia y constancia.  No permitas que tus miedos sea el mecanismo para obstaculizar tus objetivos en la vida. Pinta las paredes de tú alma con la sangre de Cristo y ponle color a tú vida.

Recuerda escudriñar tú casa interior para que puedas avanzar, persistir y liberar tú corazón. Es tiempo de remodelar tú Casa Interior.  No podremos tener grandes conquistas sin antes conquistarnos. Dejemos al Espíritu Santo, navegar en nuestro interior. Si no te agrada lo que ves, atrévete a darle un giro y lánzate a la belleza del interior.

 Por: Rebecca Isabel

Redes Sociales

Facebook: @RebeccaIsabel
Instagram: @rebeccaisabel518
YouTube: @RebeccaIsabel

Permitimos la reproducción de esta noticia utilizando la acreditación de la fuente: ContextoMediaGroup.com

Acerca de Contexto Media Group 3663 Articles
Conciertos, Música, Libros, Eventos y todo lo relacionado al mundo Cristiano.