Israel será el primero en el mundo en canalizar agua desalinizada a un lago natural, el de Galilea

Un canal subterráneo listo para comenzar a operar en primavera; El experto del Mar de Galilea dice que las pruebas indican más ventajas que desventajas, pero el efecto total en los ecosistemas solo surgirá con el monitoreo

A principios del próximo año, Israel se convertirá en el primer país del mundo en canalizar agua desalinizada hacia un lago natural: el Mar de Galilea.

Uno de los cuerpos de agua más bajos de la Tierra, el Mar de Galilea es el lago de agua dulce más grande de Israel y su reserva de agua de emergencia.

La compañía nacional de agua, Mekorot, planea completar la construcción de una tubería subterránea de 13 kilómetros (8 millas) para fines de este año, seguida de semanas de pruebas antes de que entre en funcionamiento a fines del primer trimestre de 2023.

La tubería conectará el lago con la infraestructura que, a su vez, se conectará con cinco plantas desalinizadoras en la costa mediterránea.

El agua ingresará al lago a través del arroyo Zalmon, que desemboca en el Mar de Galilea cerca del Kibbutz Ginosar en la costa noroeste.

Las pruebas realizadas por científicos indican que el proyecto no tendrá ningún efecto perjudicial significativo en los ecosistemas, e incluso los ayudará a mantener estables los niveles de agua.

Pero, admitió el Dr. Gideon Gal, jefe del Laboratorio Limnológico de Kinneret, que se encargó de realizar varias pruebas, “todas las decisiones van acompañadas de cierta preocupación y el deseo de que no tuviéramos que hacer esto”.

Aún así, agregó: “Si equilibras las ventajas y desventajas, creo que las primeras superan a las segundas”.

Los israelíes disfrutan de las playas de un Mar de Galilea encogido, en el norte de Israel, durante la festividad judía de la Pascua, el 1 de abril de 2018.

¿Por qué hacerlo?
La idea de la tubería de NIS 900 millones ($ 264 millones) nació hacia el final de varios años de sequía desastrosos, entre 2013 y 2018, cuando el nivel del lago se acercó a un mínimo histórico.

Gracias a las abundantes lluvias de los últimos dos inviernos, el nivel del agua se ha recuperado temporalmente. En abril, alcanzó una altura de 32 centímetros (13 pulgadas) por debajo de su capacidad máxima, por primera vez en 30 años.

Un letrero en Tiberíades que muestra el nivel del Mar de Galilea, a 208,9 metros bajo el nivel del mar, el 9 de mayo de 2020. El lago se considera bajo si el nivel desciende por debajo de los 208,8 metros.


Pero con el cambio climático, las predicciones son que las precipitaciones disminuirán, ya que la demanda continúa aumentando con el rápido crecimiento de la población.

Aparte de la demografía, se necesita un suministro adicional para implementar una decisión del gobierno de 2018 (en hebreo) para conectar las comunidades en el norte de Israel que dependen del agua subterránea y los manantiales a la infraestructura nacional de agua.

En el marco de acuerdos políticos, Israel vende alrededor de 100 millones de metros cúbicos anuales a los palestinos, quienes se estima que perforarán 160 millones de metros cúbicos adicionales en Cisjordania y 200 millones de metros cúbicos en Gaza.

En octubre, Israel acordó duplicar, a 50 millones de metros cúbicos, el agua que suministra anualmente a la reseca Jordania.

Luego, un mes después, Israel y Jordania firmaron un acuerdo negociado por los Emiratos Árabes Unidos según el cual Israel suministrará al reino hasta 200 millones de metros cúbicos de agua adicional, a cambio de energía solar jordana.

Los funcionarios israelíes aún no han decidido cómo cumplirán su parte de este trato.

Una sección del canal de agua nacional, construido en la década de 1960, cerca de Kadarim en la Alta Galilea. (Hanay, CC BY-SA 3.0, Wikimedia Commons)
El Transportador Nacional de Agua, construido en la década de 1960, dirigía el agua desde el Mar de Galilea, en el norte de Israel, hacia el sur, hacia el centro densamente poblado y el árido sur.

Con el agua desalinizada reemplazando gradualmente el agua dulce del lago como la principal fuente de agua potable y riego, se construyó un nuevo transportador de agua nacional para llevar el agua desalinizada al norte.

Este año, la Autoridad del Agua planea bombear solo 300 millones de metros cúbicos, alrededor del 7,5 por ciento del volumen total del lago de 4.000 millones de metros cúbicos, en beneficio de los pueblos y aldeas alrededor del lago, con pequeñas cantidades destinadas a los Altos del Golán solo para el este, y algunos ingresan al Acueducto Nacional original de norte a sur.

El agua desalinizada abastecerá a la nación con la mayor parte del resto.

El arroyo Zalmon en el norte de Israel crece con la lluvia el 9 de enero de 2018. (Nadav Bartan/Autoridad de Parques y Naturaleza)
Los niveles cambiantes del Mar de Galilea
La superficie del lago se mide en relación a tres niveles preestablecidos, todos ellos bajo el nivel del mar.

La ruptura de la llamada línea roja superior, a menos 208,80 metros (-685 pies) bajo el nivel del mar, indica que el lago podría inundarse. En una situación tan rara, los expertos en agua deben considerar abrir la represa Degania, justo al sur del lago, para permitir que el exceso de agua fluya hacia el tramo sur del río Jordán. Eso sucedió por última vez a principios de la década de 1990.

La línea roja inferior está a -213 metros (-699 pies) por debajo del nivel del mar. Bombear más allá de esto corre el riesgo de dañar el ecosistema.

Y debajo de la línea negra, que se encuentra a menos 215 metros (-705 pies) bajo el nivel del mar, comienza un daño irreversible y no se puede bombear agua en absoluto.

Firas Talhami, quien está a cargo de la rehabilitación de fuentes de agua en el norte de Israel para la Autoridad del Agua (el organismo regulador, cuyas decisiones lleva a cabo Mekorot), dijo a The Times of Israel que el objetivo de la nueva tubería que transporta agua desalinizada será para mantenga el lago en el Nivel Verde, alrededor de menos 211,40 metros (-694 pies).

Un portavoz de la Autoridad del Agua dijo que la cantidad de agua desalinizada bombeada al lago anualmente dependería del nivel del lago en un año determinado, así como de la cantidad de agua excedente disponible de las plantas desalinizadoras.

Solo unos pocos millones de metros cúbicos se canalizarían al lago durante los primeros años del proyecto, con el objetivo de alcanzar decenas de millones de metros cúbicos anuales en el futuro.

Gal dijo que la inestabilidad del volumen del lago a lo largo de los años había causado estragos en los ecosistemas acuáticos del lago.

Durante los años de sequía, cuando entraba tan poca agua, el agua “envejecía”, afectando negativamente el ciclo de nutrientes, las comunidades de algas y bacterias, y la estabilidad de todo el ecosistema.

“Imagínese dejar agua en un recipiente durante un año”, dijo Gal. “No querrías beberlo”.

“Durante los últimos 20 años, con grandes cambios en el nivel del lago, el Mar de Galilea ha sufrido grandes cambios que no queremos ver”, continuó. “Mantener el mismo nivel, con variaciones de alrededor de 1,5 metros (cinco pies) a lo largo del año, es muy importante para un ecosistema estable, que también es importante para mejorar el agua”.

¿Ayuda o daño?
Durante las etapas de planificación de la nueva tubería, la Autoridad del Agua le pidió al laboratorio de Gal, parte del Instituto de Investigación Oceanográfica y Limnológica de Israel, que verificara tres tipos de posibles impactos en el Mar de Galilea al agregar agua desalinizada.

Dr. Gideon Gal, jefe del Laboratorio Limnológico Kinneret en el norte de Israel. (Cortesía)
Los experimentos que él y su personal llevaron a cabo, algunos con colegas del Technion (Instituto de Tecnología de Israel), indicaron que la adición de ciertas cantidades de agua desalinizada ayudaría al lago a recargar su agua sin mayores efectos negativos ni en su biología ni en el medioambiente. forma compleja en la que se comporta en diferentes condiciones y a diferentes profundidades.

Cuando se agregaron grandes cantidades de agua desalinizada a los contenedores, en pruebas de laboratorio, la composición de las algas comenzó a cambiar, dijo Gal, pero esta era una situación extrema que no reflejaba la realidad.

El agua desalinizada no era diferente del agua dulce que fluye naturalmente hacia el Mar de Galilea desde los arroyos, dijo Gal, y agregó que el lago es relativamente salado gracias a la existencia de manantiales salados en el lecho del lago y alrededor de él. (Hace millones de años, el Mar de Galilea y el Mar Muerto formaron un solo cuerpo de agua). Los niveles de sal también aumentaron a medida que el nivel del lago descendía, explicó.

Al diluir esta salinidad, la adición de agua desalinizada también reduciría la temperatura del agua salada.

El Dr. Menachem Goren, del departamento de zoología de la Universidad de Tel Aviv y del Museo Steinhardt de Historia Natural, le dijo a The Times of Israel que, si bien no participó en la investigación del proyecto ni en los datos recopilados, le preocupaba que el encuentro del agua desalinizada con el el agua salada del lago podría crear «zonas muertas».

Si los peces de agua salada se exponen al agua dulce, el efecto de la ósmosis hace que sus células se hinchen, anotó.

Gal dijo en respuesta que podrían ocurrir zonas muertas si los dos tipos de agua no se combinaban lo suficientemente rápido, algo que las pruebas no habían indicado que sucedería.

“En nuestras simulaciones, no vimos zonas muertas, aunque la resolución no estaba al nivel de los medidores individuales”, dijo. Pero las diferencias entre el agua desalinizada y el agua dulce en los arroyos eran pequeñas, y ciertamente mucho menores que las diferencias entre estos dos tipos de agua y la que se encuentra en el Mar de Galilea, agregó.

El laboratorio de Gal ha aumentado el monitoreo del arroyo Zalmon para establecer una línea de base, antes de que el agua desalinizada entre en funcionamiento. “Luego buscaremos todo tipo de cambios, incluidas las zonas muertas”, dijo.

Cuestionado sobre las desventajas de agregar agua desalinizada, dijo: “Nadie tiene la respuesta. Seremos los primeros en el mundo en poner agua desalada en un lago natural. No encontramos nada [problemático durante las pruebas], pero ciertamente habrá cosas en las que no hemos pensado”.

Fuente: TheTimesofIsrael- Traducido por UnidosxIsrael
Acerca de Contexto Media Group 4092 Articles
Conciertos, Música, Libros, Eventos y todo lo relacionado al mundo Cristiano.