La fe crece cuando meditamos en la palabra de Dios

“… Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento.” Mateo 14:22-32 RVR1960.

¿Qué pensarías si te dijera que puedes vivir libre de miedo a pesar de las circunstancias adversas? A pesar de lo que ves en las noticias por toda la situación mundial a raíz del COVID, por la economía que atraviesa momentos retadores como nunca antes; tanta información sumada a tus propias circunstancias no son las que precisamente te gustaría tener.

El miedo no es solo una reacción a las circunstancias externas, es también una fuerza espiritual. Empieza dentro de ti y es muy destructivo. De hecho el miedo es una de las principales armas del maligno que actúa respecto al miedo, así como Dios actúa en respuesta a la fe. Satanás usa el miedo para oponerse a las promesas de Dios.

En Mateo 14:30 vemos un ejemplo claro cuando Pedro empieza a caminar sobre las aguas y al ver los fuertes vientos, tuvo miedo y comenzó a hundirse.

• ¿Qué le dio a Pedro la confianza de caminar sobre el agua? Su Fe en la palabra de Jesús.

• ¿Qué provocó que comenzara a hundirse? Él sintió el fuerte, se llenó de miedo.

No fue el viento que lo venció, sino el miedo a este.

• Él miró a las circunstancias, cedió al miedo y el resultado fue la derrota.

• Si Pedro hubiese mantenido su mirada en Jesús, su fe nunca hubiese titubeado. Ni el viento más fuerte lo hubiese sacado del curso.

La fe crece cuando meditamos en la palabra de Dios. El miedo crece cuando meditamos en las mentiras del maligno. Dicha meditación se llama preocupación. No lo hagas.

La palabra de Dios es la espada del Espíritu, úsala para pelear contra satanás cada vez que venga contra ti. Levanta tu escudo de fe y apaga todos los dardos de fuego del maligno. Habla palabras de fe y el miedo se irá. Alimenta tu fe y tus miedos se morirán de hambre.

“Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará donde quiera que vayas».” Josué 1:9 NVI

En Jeremías 29:11 como en el Salmos 27:1-3 encontramos palabras puntuales para orar por:

 1. Menguar para que el Espíritu de Dios tome absoluto control de nuestras vidas y nuestros miedos

2. Porque vivamos más la fe y confiemos verdaderamente en sus promesas

3. Porque seamos más agradecidos y valoremos lo que se nos ha dado y nos preocupemos menos por lo que nos falta.

4. Por la salud espiritual y física.

5. Porque cerremos ciclos en este 2020 perdonando, limpiando nuestros corazones y abrir espacio para las bendiciones que Dios tiene para nosotros.

Lectura: Mateo 14:22-32 RVR – Josué 1:9 NVI

Aileen Khoury

Comunicadora hispana

Reto 440

Acerca de Contexto Media Group 3898 Articles
Conciertos, Música, Libros, Eventos y todo lo relacionado al mundo Cristiano.