Los Secretos de la Respuesta a la Oración

[Nehemías] “y dije: Oh Señor, Dios del cielo, Dios grande y temible que cumples tu pacto de amor inagotable con los que te aman y obedecen tus mandatos, ¡escucha mi oración! … Confieso que hemos pecado contra ti … ‘Te suplico que recuerdes lo que le dijiste a tu siervo Moisés: “Si me son infieles los dispersaré entre las naciones; pero si vuelven a mí y obedecen mis mandatos y viven conforme a ellos, entonces aunque se encuentren desterrados en los extremos más lejanos de la tierra, yo los volveré a traer al lugar que elegí para que mi nombre sea honrado.’ … Te suplico que hoy me concedas éxito y hagas que el rey me dé su favor. Pon en su corazón el deseo de ser bondadoso conmigo».” (Nehemías 1:5-11 NTV)

Te presento cuatro secretos de la respuesta a una oración de la vida de Nehemías:

Basa tu petición en el carácter de Dios. Ora como si supieras que Dios te responderá: “Espero tu respuesta a esta oración a causa de quién eres. Tú eres un Dios fiel. Eres un gran Dios. Eres un Dios de amor. Eres un Dios maravilloso. ¡Tú puedes manejar este problema, Dios!”

Confiesa los pecados de los que eres consciente. Después de que Nehemías basó su oración en quién es Dios, el confesó sus pecados. No era culpa de Nehemías que Israel cayera en cautividad. Ni siquiera había nacido cuando eso pasó; el nació en cautividad. Aun así, él se incluye en los pecados nacionales. Él dice: “Yo he sido parte del problema”

Reclama la promesa de Dios. Nehemías oró al Señor, diciendo, “Recuerda lo que le dijiste a tu siervo Moisés”, ¿Te puedes imaginar diciendo “recuerda” a Dios? Nehemías le recordó a Dios una promesa que había hecho a la nación de Israel, De hecho, él oró: “Dios, advertiste a través de Moisés que, si éramos infieles, perderíamos la tierra de Israel. Pero también prometiste que, si nos arrepentíamos, nos restituirías”.

¿Dios necesita que le recordemos algo? No. ¿Ha olvidado sus promesas? No. ¿Entonces por qué hacemos eso? Porque nos ayuda a recordar lo que Dios ha prometido.

Se bien específico en lo que pides. Si quieres respuestas específicas a la oración, entonces has peticiones específicas. Si tus oraciones consisten de peticiones generales, ¿Cómo sabrás si son contestadas?

Nehemías no se detuvo en orar por éxito. Él estaba firme en su oración. ¿Has orado de esta manera: “Dios, ¿hazme exitoso”? Sí no lo has hecho, ¿Por qué no lo has hecho? ¿Cuál es la alternativa -fracasar?

¿Está bien pedirle a Dios que te haga exitoso? ¡Todo depende de tu definición de éxito! Yo creo que esta es una buena definición de éxito: “Cumplir el propósito de Dios para mi vida en fe, amor, y en el poder del Espíritu Santo y esperar los resultados de Dios”. Ese es un objetivo de vida que vale la pena orar por el con confianza.

SUSCRÍBETE al canal YouTube de los sermones del Pastor Rick >>

Reflexiona sobre esto:

Considera esto: Si no puedes pedirle a Dios que te haga exitoso en lo que estás haciendo, deberías estar haciendo otra cosa. Dios no quiere que desperdicies tu vida.

¿Cuáles son las promesas de Dios que necesitas apropiarte hoy?

Daily Hope by: Rick Warren

Acerca de Contexto Media Group 3445 Articles
Conciertos, Música, Libros, Eventos y todo lo relacionado al mundo Cristiano.