Preparando a la juventud israelí para la supervivencia espiritual en el ejército

Cuando ingresé al ejército a final de la década de los ochenta, había muy pocos creyentes mesiánicos en las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel). Yo pertenecía a la Brigada de Infantería Golani, había otro en paracaidismo y otro más en la Infantería de Givati; estábamos dispersos en todo el ejército.

Con el correr de los años hubo cada vez más creyentes israelíes sirviendo en las FDI, y unos pocos comenzaron a reunirse para estudios bíblicos y confraternidades. Al cumplir 20 años, mientras estaba en el ejército, algo comenzó a molestarme en gran manera: que la mayoría de mis amigos creyentes, con quienes me había criado, habían abandonado la fe. Demasiados. Algunos emprendieron relaciones románticas con no creyentes, y otros simplemente no sabían cómo defender su fe, o no sabían realmente lo que creían, de forma que, al servir en el ejército, estaban completamente desorientados.

En el ejército, todo es desafiado: tu moral, tus valores, tu entendimiento de la Biblia, tus decisiones éticas y, por supuesto, tu vida espiritual. El servicio militar es una de las etapas más difíciles y desafiantes para un adolescente creyente; es un desierto espiritual que emocionalmente representa una gran presión y que sexualmente es una tentación… es difícil.

Estamos hablando de hombres y mujeres entre 18 y 21 años que sirven tres y dos años, respectivamente. Es una etapa decisiva de la vida, donde se toman decisiones cruciales sobre quiénes somos y qué creemos, ellos se encuentran en los años más vulnerables y difíciles de sus vidas.

AYUDA EN CAMINO

Nuestra organización, Netivah (en español, “Camino”), sirve a estos adolescentes con un total de 22 conferencias, campamentos y programas todos los años para prepararlos espiritualmente para el futuro. Ofrecemos “campamentos intensivos” espirituales para alumnos de séptimo y octavo grado hasta los años de servicio militar para jóvenes judíos mesiánicos. ¿Cómo animarlos y desafiarlos? ¿Cómo brindarles lo que necesitan para sobrevivir esos dos o tres años en el ejército?

Cuanto antes podamos insertarlos en un grupo con otros creyentes, especialmente de su misma edad, mayor posibilidad tendrán de vivir sirviendo al Señor y de que su fe no sea aplacada. Hace unos 10 años comenzamos un programa llamado Netzor, que es para graduados de la secundaria, poco antes de ingresar al ejército. Netzor es un curso de 10 días que desafía a estos adolescentes a conocer aquello en lo que creen y alentarlos a tomar una decisión, ¡ahora! Son jóvenes criados en un hogar de fe pero que jamás realizaron un compromiso de corazón para servir a Yeshua incondicionalmente, y son éstos los que se pierden en el ejército. Este año, esperamos recibir unos 60 o 70 para el entrenamiento Netzor.

DECIDE HOY

Realmente creo que es nuestra responsabilidad mostrarles que deben tomar una decisión, como en Josué 24, cuando el líder de Israel dijo “Escogeos hoy a quién sirváis”, los hijos de Israel volvieron y dijeron “Serviremos a Jehová”, pero también sabemos que Josué les advirtió que no podían servir a Dios y a otros dioses al mismo tiempo.

Netzor” significa “estar seguro o protegido” y Proverbios dice “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón”. Nosotros ayudamos a estos jóvenes a guardar sus corazones y prepararse para los muchos desafíos y distracciones que les aguardan durante el servicio militar. Nuestro objetivo no es hacer mejores soldados, sino mejores discípulos de Yeshua que sirven en el ejército, mejores mensajeros de la verdad y la esperanza que el Evangelio promete a los jóvenes que servirán a su lado.

TU TRABAJO: SER UNA LUZ 

No tenemos la opción de no entrar al ejército; así son las cosas en nuestra sociedad, es parte de nuestra cultura, parte de la lucha constante de nuestro estado por sobrevivir y, por supuesto, queremos animarlos a dar lo mejor para Yeshua, donde sea que estén.

Estos creyentes saben que servir en un lugar alto dentro de las FDI es algo respetado en nuestra sociedad —y debemos ser muy buenos soldados—, pero nosotros les decimos que lo más importante no es que sean el mejor soldado u oficial, sino que sean una luz donde sea que estén. Una de las cosas que les compartimos es que a veces Dios los pondrá en el peor lugar, el más difícil, o donde están las personas más complicadas del ejército, porque allí es donde podrán ejercer su influencia y compartir el Evangelio y la verdad con las personas que los rodean.

No siempre cae bien decir estas cosas, pero creemos que al final de este programa Netzor, los chicos salen con el entendimiento de lo que significa ser un siervo de Yeshua mientras se sirve en el ejército.

PRIMER GRAN DESAFÍO

Practicando

Hay tres grandes desafíos que los creyentes mesiánicos enfrentan en el ejército. Primero, nuestros soldados reportan una marcada sequía espiritual durante el servicio militar, donde se entiende plenamente que la rutina de uno, dos o tres años rodeado de no creyentes, de ser confrontados día tras día por su fe, todo ello es desgastante… no es fácil para estos jóvenes defender su fe por este extenso periodo de tiempo.

Vemos al ejército como un desierto espiritual, y queremos ofrecer fuentes de agua en el camino, para que vayan de una fuente a otra y así sucesivamente, usted no ha oído una adoración sincera hasta que oye a 120 soldados que han estado en sequía espiritual toda la semana, entrar en un tiempo de adoración y oración donde les brindamos un oasis espiritual para sus almas.

Como soy líder de alabanza, a veces dejo de tocar y solo cantamos; se oyen las voces de sus corazones clamando por Yeshua… saben que se encuentran en un desierto espiritual.

SEGUNDO GRAN DESAFÍO

Orando

El segundo gran desafío es el compromiso con la pureza sexual; para los chicos hay pornografía y tentaciones constantes, y en el caso de las chicas, no hay nada más atractivo para los jóvenes soldados no creyentes que una dulce y pura jovencita criada en un hogar mesiánico.

Hemos descubierto en nuestra experiencia que los jóvenes no están preparados para este desafío, que no es solo sexual, sino que comienza con amistades genuinas. Por ejemplo, tenemos a una joven que creció en un hogar mesiánico, una creyente dulce y sincera que recibe constantes propuestas románticas, pero no está acostumbrada a ese tipo de atención porque, en el entorno mesiánico, en nuestros campamentos y conferencias, los chicos son respetuosos, pero los no creyentes no lo son, ¡y no se guardan nada!

En realidad, nuestros jóvenes que crecieron en hogares mesiánicos son muy bien ponderados como respetuosos y buenos soldados, y les va muy bien. Tienen un alto nivel de valores, ¡y encontramos que hasta las chicas ortodoxas se enamoran de nuestros chicos mesiánicos! ¿Por qué? ¡Porque son buenos chicos! Entonces nuestros chicos ven a estas chicas y piensan “Vaya, jamás había visto chicas así en la comunidad mesiánica”, de forma que hay tentación de todos lados.

TERCER GRAN DESAFÍO

Adorando

El tercer gran desafío es cómo compartir su fe y ser una luz. Los soldados mesiánicos deben ser equipados, porque por primera vez en su vida se les hacen preguntas reales, honestas y elementales sobre su fe. Hasta ahora habían podido hablar solamente con quien quisieran, ya que en la secundaria uno elije sus amigos, puede decidir hablar o no sobre su fe y solo se necesita ser honesto y abierto con quien uno desee, pero este no es el caso en el ejército, donde se pasan las 24 horas del día, 7 días a la semana con un grupo de personas que verán cada detalle sobre tu vida.

No solo se es juzgado por la conducta externa, sino por muchos otros aspectos, como cada palabra hablada o cada actitud mostrada. Están comparando tu conducta con lo que dices que crees, de forma que no hay cómo esconder quién eres de verdad en el ejército; todo saldrá a la luz: en el tipo de soldado que eres, en tu conducta, en las palabras que usas, los valores que atesoras. Algunos jóvenes creyentes no quieren sufrir ese escrutinio, así que eligen mantener su fe un secreto, pero muchos soldados mesiánicos quieren de verdad ser un testimonio y una luz. Para ellos, uno de los mayores desafíos para compartir el Evangelio es que hay hombres y mujeres ortodoxos que conocen bien la Biblia desde una perspectiva rabínica, y sus cuestionamientos son más profundos, con respuestas como “Muéstramelo en las Escrituras, pruébame que conoces lo que crees”, y ese es uno de nuestros desafíos en Netzor: deben conocer lo que creen, por qué lo creen, y saber cómo defenderlo.

Guías y líderes voluntarios de Netzor

VIENEN DE TODO ISRAEL

En nuestro programa premilitar Netzor, reunimos a jóvenes de todo el país, entre todas las congregaciones de Israel, normalmente entre unos 60 o 70 adolescentes que acaban de graduarse de la secundaria y están a punto de comenzar el servicio militar. Es un programa intensivo de 10 días donde acampamos en los Altos del Golán, hacemos caminatas en grupo, realizamos actividades de equipo para fortalecer relaciones, y traemos soldados activos que comparten su testimonio de cómo es ser un creyente en el ejército.

Estudiamos la Biblia con un fuerte énfasis en las instrucciones de Dios con respecto a nuestro estilo de vida. Luego, en una sesión de cuatro horas, hablamos sobre dilemas éticos y valores, tras lo cual les entregamos tarjetas en las que ellos mismos anotan su ética, sus valores y su compromiso a Yeshua. 

Soldados en actividad creyentes comparten sus testimonios con los estudiantes recién graduados preparándose para comenzar el ejército

Compromiso personal de conducta en el ejército:
Honestidad
No decir groserías
Vestirse de forma modesta
No entablar relaciones amorosas con un no creyente
Tener paciencia en casa
Ser amable pero no coquetear
Leer la Palabra todos los días
Evitar el chisme
Estar gozoso
Orar antes de comer
Congregarse e ir a conferencias
Oír al Espíritu Santo

COMPROMISOS ESCRITOS

Los desafiamos a que escriban varios aspectos de su compromiso personal sobre cada uno de estos valores: honestidad, pureza, relacionamiento con otros, respeto, relaciones de familia, crecimiento espiritual y relación continua con su congregación. Allí, ellos saben que están haciendo un compromiso delante del Señor. Luego laminamos cada tarjeta para que la guarden en sus Biblias.

Es una fantástica herramienta para ayudar a estos adolescentes a rendirse cuentas, y sabemos, gracias a sus propios testimonios luego de pasar por el ejército, que este compromiso personal escrito fue y sigue siguiendo una excelente forma de ayudarlos a mantenerse firmes en la fe.

Luego hay otros que, aunque crecieron en hogares mesiánicos y han oído la verdad, jamás entregaron su vida al señorío de Yeshua, y en Netivah tienen esa oportunidad.

En la graduación invitamos a ancianos y líderes de sus congregaciones, padres y pastores de jóvenes, y los desafiamos a que sostengan a estos jóvenes en oración y en una estrecha relación. El programa premilitar Netivah se ha convertido en una red de protección, en un instrumento de Dios para mantener firmes en la fe a los jóvenes soldados.

Nuestro objetivo no es hacer mejores soldados, sino mejores discípulos de Yeshua de aquellos que sirven en el ejército.

Los programas de NETIVAH incluyen:

Netzor: 10 días, programa premilitar

Para jóvenes graduados de la secundaria entre 17 y 18 años, 60 a 80 participantes

Arrows: 10 semanas, preparación de discipulado y liderazgo para las FDI

Para jóvenes graduados de la secundaria entre 17 y 18 años, 20 a 30 participantes

Conferencias y seminarios para soldados: Fines de semana

Para soldados en servicio activo, 120 a 150 participantes

Caminata de mar a mar: 7 días, 60 millas desde el Mediterráneo al Mar de Galilea

Para jóvenes, mayores de 17 años y soldados, 80 a 100 participantes

Conferencias de jóvenes: 10 por año, fines de semana

Parte del equipo que organiza y lleva a cabo las muchas conferencias y programas para el bienestar espiritual de los creyentes mesiánicos que sirven en el ejército. Su fundador, Joel Goldberg, es el cuarto desde la izquierda.

Con su donación, jóvenes israelíes se prepararán en el programa “Netzor” antes de enrolarse en el servicio militar obligatorio, algo indispensable para fortalecer espiritual y moralmente a la juventud israelí mesiánica durante el servicio a su país.

Por: Joel Goldberg

Fuente: Maoz-Israel Español http://www.maozisrael.es/

Acerca de Contexto Media Group 4071 Articles
Conciertos, Música, Libros, Eventos y todo lo relacionado al mundo Cristiano.