Todos nos sentimos estropeados alguna vez

Todos, en algún momento más que en otros, nos sentimos estropeados y necesitamos ser reparados por el Maestro.

Tendrían que devolverla a la tienda

Cuentan que Laura, que tenia cuatro años, a menudo usaba expresiones difíciles de entender. Por ejemplo, un día en el que estaba resentida contra su maestra del jardín de infantes, le dijo a su madre:

  • La señorita Fernández es mala para los niños, tendrían que devolverla a la tienda.

Después de haber resuelto la dificultad, la madre repitió el comentario a la maestra y esta le preguntó a Laura qué quería decir con la expresión: «tendrían que devolver a la tienda».

  • Eso es lo que papá  dijo de la máquina de coser de mamá cuando se estropeó – respondió la niña- así que pensé que quizás había que enviarla a usted otra vez a Dios para que la reparara.

¿Alguna vez te sentiste así de estropeado o te diste cuenta que algo en ti cambió y necesitabas una reparación?

No es el final

Ya sea por personas que nos lastimaron, por malas decisiones o simplemente por circunstancias de la vida, solemos sentirnos rotos e inservibles. Sin embargo, la buena noticia es que el daño no tiene por qué ser permanente, hay una solución.

En la Biblia se hace referencia a que nosotros somos como barro en las manos del alfarero, el Señor puede formarnos de nuevo;

Y a pesar de todo, oh Señor, eres nuestro Padre; nosotros somos el barro y tú, el alfarero. Todos somos formados por tu mano.

Isaías 64:8 (NTV)

A pesar de cualquier circunstancia, Dios puede formarnos de nuevo, puede reparar nuestras vidas y sanar nuestro corazones sin importar cuán rotos estén.

Todos necesitamos volver al taller del Maestro porque es en el único lugar en el que, sin importar lo estropeados que estemos, saldremos mejor que antes.

Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Acerca de Contexto Media Group 4092 Articles
Conciertos, Música, Libros, Eventos y todo lo relacionado al mundo Cristiano.