Una maravilla invernal y estival

Cuando el presidente Donald Trump declaró de forma pública que los altos del Golán pertenecían al Estado de Israel, desató un revuelo en muchos países europeos y musulmanes, y, por supuesto, en la ONU; todos ellos protestaron a viva voz.

La ONU citó su propia resolución 497, en la que el Consejo de Seguridad declaró que la anexión de los altos del Golán por Israel es «nula y sin valor y no tiene efecto alguno desde el punto de vista del derecho internacional», y, por lo tanto, Israel debía revocar su acción. Eso sucedió en 1981, tres días después de que Israel declarara dos terceras partes del Golán como territorio oficial del Estado Soberano de Israel.

Sin embargo, la posición de la ONU continúa vigente hasta hoy. Uno de los tres principales candidatos conservadores de cara a las próximas elecciones para primer ministro británico, Jeremy Hunt, condenó a Israel al decir: «Nunca debemos reconocer la anexión de territorio por la fuerza».

Lo que el mundo no recuerda es que durante los primeros veinte años de la nación de Israel, fueron los sirios quienes usaron aquellos altos para atacar de modo permanente a los judíos que vivían debajo de ellos, en Galilea.

Tampoco se acordaron de mencionar que en dos oportunidades los tanques sirios descendieron por las pendientes de los altos del Golán con la misión de conquistar el norte de Israel y destruir nuestro Estado.

Es más, la ONU ignora el hecho de que en el año 2000, el primer ministro de Israel, Ehud Barak, trabajó muy duro para devolverle los altos del Golán a Siria a cambio de alcanzar la paz. El escollo era que Siria no se conformaría con menos de una frontera hasta el mar de Galilea, la principal fuente de agua fresca de Israel. No había forma de que Israel aceptara semejante acuerdo.

Durante la guerra civil siria, del 2011 al 2018, su propio gobierno masacró a 400,000 sirios, causó 6.1 millones de desplazados, mientras que otros 5.6 millones de habitantes abandonaron el país de forma masiva.

Todo lo anterior no importa. Israel debe, según la definición de la ONU de «derecho internacional», entregarle los altos del Golán al presidente sirio Bashar Assad.

Sí, aunque es descabellado, cada año, justo a tiempo, la ONU aprueba la resolución que le exige a Israel devolverle los altos del Golán, junto con sus 27,000 ciudadanos drusos, al «carnicero de Damasco». Por supuesto que Israel, indignado ante la falta total de preocupación de la ONU respecto a los drusos, por no decir los israelíes que viven allí, jamás consideró ni por un segundo abandonar los altos del Golán.

 

AFRONTAR LA REALIDAD

Golan-Map

Un mapa oficial del gobierno estadounidense representa a los altos del Golán como territorio israelí.

Dejando de lado la eterna parcialidad y el doble discurso sistemático que la ONU ejerce todo el tiempo sobre Israel, ¿qué podemos aprender acerca de los altos del Golán en el mundo real en el que vive Israel?

Primero, una simple afirmación: si Israel le devolviera los altos del Golán a Siria, sería un acto de autodestrucción. Siria y sus aliados, Hizbulá e Irán, pondrían en marcha un plan para usar el Golán como base para atacar al Estado judío hasta destruirlo.

Ahora es más grave que nunca, ya que el peor escenario para Israel es una guerra en el norte contra Hizbulá, Siria y las milicias iraníes. Israel teme un nuevo frente en el norte desde donde se puedan lanzar ataques comando y con misiles  en contra de Israel.

De modo que, créase o no, que Israel tenga posesión de los altos del Golán incluso refuerza su postura de defender a Jordania de los intentos iraníes por desestabilizar al Reino Hachemita. Jordania limita con el sur de Siria y comparte el interés de Israel por mantener a los iraníes fuera de esa zona.

A pesar de todos estos hechos, parece que todavía vale la pena discutir la justificación jurídica internacional de Israel para incorporar a los altos del Golán a su soberanía.

 
 
 

El presidente Donald Trump sostiene una proclama firmada donde se reconoce la soberanía de Israel sobre los altos del Golán, mientras lo mira el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en el salón de recepciones diplomáticas de la Casa Blanca en Washington, el lunes 25 de marzo de 2019.

 
 

El presidente Donald Trump sostiene una proclama firmada donde se reconoce la soberanía de Israel sobre los altos del Golán, mientras lo mira el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en el salón de recepciones diplomáticas de la Casa Blanca en Washington, el lunes 25 de marzo de 2019.

 
 
 

PRECEDENTES DURANTE GUERRAS DEFENSIVAS

El muy respetado profesor de Harvard, Alan M. Dershowitz, afirma de modo categórico que «ningún país en la historia alguna vez le ha devuelto a un enemigo jurado territorio militar vital que se obtuvo en una guerra defensiva».

El emérito profesor de derecho de Harvard trata a la Unión Europea de hipócrita en lo que respecta a Israel. Él recuerda que al final de la Primera y de la Segunda Guerra Mundial, los países europeos llevaron a cabo ajustes territoriales para ayudar a mantener la paz, una necesidad que hoy día se le niega a Israel.

Dershowitz declara: «Ninguna persona razonable le pediría a los israelíes que devuelvan los altos del Golán a Assad, el asesino de sirios. Sería suicida entregarle el territorio elevado que da al norte de Israel».

Sin duda, si Siria se convirtiera en un Estado democrático pacífico junto a Israel, podría haber un motivo para reconsiderar entregarle la tierra; pero, ¿quién puede imaginar, y mucho menos vaticinar, que el gobierno islámico de Siria aceptaría terminar con toda beligerancia y reconocería a Israel como el Estado nación del pueblo judío?

Además, el profesor Dershowitz señala que a los árabes en realidad no les interesa el Golán; no tiene ningún significado religioso para el Islam. No solo esto, el hecho es que Israel ha tenido posesión de esta tierra durante más tiempo que cualquier otra nación ¡desde el imperio otomano! Francia tuvo control de los altos del Golán durante 21 años, y Siria durante 23 años. Israel gobierna los altos del Golán desde hace 52 años.

En otras palabras, Dershowitz argumenta que la posesión de Israel de las dos terceras partes de los altos del Golán en realidad incrementa la posibilidad de alcanzar la paz porque Siria o Hizbulá no tienen acceso al terreno elevado que les permitiría atacar Israel.

LOS DRUSOS

Otro punto: los altos del Golán no tienen refugiados árabes. No hay «musulmanes típicos» viviendo en aquella tierra desierta, sino tan solo alrededor de 27,000 drusos que tienen a Jethro, el suegro de Moisés, como fundador de su religión. Los drusos no observan el Corán y, por lo tanto, no tienen un odio natural hacia el pueblo judío.

No hay palestinos en los altos del Golán, y los residentes drusos no se oponen a Israel. Incluso mientras prosigue la guerra civil en sus proximidades, el Golán está tranquilo. De hecho, de los otros 116,000 ciudadanos druso-israelíes que viven en su mayoría en Galilea, el porcentaje de sus jóvenes que sirven en las unidades de combate de las FDI ¡es más alto que el de los ciudadanos judíos!

Los drusos que viven en los altos del Golán lo hacen mayormente en cuatro pintorescos pueblos. Varios miles solicitaron la ciudadanía israelí. Otros fueron ambivalentes debido a que poseen parientes cercanos en Siria y, aún más, temían que Israel algún día le devuelva los altos del Golán a este país. En ese escenario, los drusos que hubieran obtenido la ciudadanía israelí enfrentarían una terrible represalia.

Sin embargo, al ver a sus parientes sirios, en el mejor de los casos sin comida, y en el peor siendo asesinados, durante la guerra civil siria que ya lleva siete años, cada vez más drusos solicitan la ciudadanía israelí.

 
 
 

 
 

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, da un discurso antes de develar por primera vez el letrero para el nuevo pueblo de «Ramat Trump» o « los altos de Trump» en español, bautizado así en homenaje al presidente estadounidense actual durante una ceremonia celebrada el 16 de junio de 2019 en los altos del Golán anexados a Israel.

 
 
 

EL RECONOCIMIENTO DE EE. UU. LO CAMBIA TODO

El 21 de marzo de 2019, en la festividad de Purim (en la que se conmemora cuando los judíos se salvaron de la orden de Haman de asesinarlos a todos), el presidente estadounidense Donald Trump tuiteó que había llegado el momento de «reconocer plenamente» la soberanía israelí sobre los altos del Golán. Fue otro giro trascendental de su gobierno en la política estadounidense respecto al Oriente Medio.

Trump tuiteó: «Después de 52 años, es hora de que los Estados Unidos reconozcan plenamente la soberanía de Israel sobre los altos del Golán, que tiene una importancia estratégica y de seguridad crítica ¡para el Estado de Israel y para la estabilidad de la región!».

Como puedes adivinar, según las estadísticas, Trump es más popular en Israel que en cualquier otro país del mundo.

LOS PLANES A FUTURO PARA EL GOLÁN

Desde el reconocimiento de Estados Unidos, el gobierno de Israel se ha puesto a toda marcha con la planificación de acomodar a 250,000 israelíes más que emigrarán al Golán para el año 2048. En este momento, hay 22,000 judíos israelíes que viven en treinta y tres pueblos y aldeas del Golán, la más grande es Katzrin que cuenta con 7,000 habitantes. El Ministerio de Vivienda planifica construir 30,000 viviendas y dos pueblos más, garantizar 45,000 nuevos puestos de empleo e invertir en infraestructura relativa a transporte y turismo.

Israel también piensa limpiar 20,000 acres de minas con el fin de preparar la zona para proyectos de desarrollo comercial e inmobiliario.

LOS HERMOSOS ALTOS DEL GOLÁN

¡Turismo! ¿Sabías que los altos del Golán ya albergan 95 hoteles, hostales y posadas en uno de los paisajes más exquisitos de todo el mundo? ¿Sabías que puedes escalar o esquiar en el monte Hermón, de 2814 metros de altitud, mientras divisas la ciudad de Damasco, a 64 kilómetros al este? ¿O que puedes hospedarte en un hotel que da al mar de Galilea, al oeste? ¡Solo debes dirigirte a booking.com y escribir «los altos del Golán»! ¡Hasta los drusos comenzaron a incursionar en el sector hotelero! ¡Yo misma quisiera despertarme allí!
Con Ari, ¡desde luego!

Por Shira Sorko-Ram

 

Fuente: Maoz-Israel Español http://www.maozisrael.es/

Acerca de Contexto Media Group 3989 Articles
Conciertos, Música, Libros, Eventos y todo lo relacionado al mundo Cristiano.